MIS AVENTURAS MONTAÑERASMIS AVENTURAS MONTAÑERAS
 HACHA HACHA
Estas en MIS AVENTURAS MONTAÑERAS Archivo de Relatos October 2009 Travesia Ulldeter-nuria-ulldeter
Saturday 24 de October de 2009, 09:04:25
TRAVESIA ULLDETER-NURIA-ULLDETER
Tipo de Entrada: RELATO | 1702 visitas

Travesía de 2 días saliendo de Ulldeter hacia Nuria por los collados de la Marrana, Tirapits y Noucreus hasta el santuario, y vuelta al día siguiente por el camino de los ingenieros y el refugio de Coma de Vaca de nuevo hasta Ulldeter En el primer día de travesía aprovechamos también para subir el Gra de Fajol y el Bastiments a fin de hacer la ruta más completa.

DIA 1 (ULLDETER A NURIA)

En esta ocasión nos hemos decidido por hacer una travesía de 2 días, inicialmente queríamos hacer la de Núria-Thoès pero debido a la mala combinación de trenes que hay en esta época del año la tuvimos que dejar estar, pero como no queríamos renunciar a hacer alguna finalmente optamos por hacer una de las clásicas, la travesía de Ulldeter a Núria, ida y vuelta, pero no conforme con esos queríamos introducir algunas variantes y además de la travesía, como “pillaba de camino”, subir al Gra de Fajol, el Bastiments y el Pico del Infierno, casi nada…

En esta ocasión me vuelve a acompañar mi primo “El Lute”, quien se está especializando junto a mí en hacer excursiones “chungas”, las cosas fáciles no están hechas para él. Para esta excursión nos toca madrugar, ya que nuestra idea es comenzar a caminar justo cuando comience a hacerse de día, así que cuando todavía es de noche salimos de Mataró hacia Setcases todavía con el sueño en el cuerpo. Como nuestra idea es quedarnos a dormir en la zona de acampada de Núria, vamos cargados con los sacos, la tienda, la esterilla y no sé cuantas cosas más que hacen que las mochilas parezcan que vayan cargadas de plomo de tanto peso que tienen, sólo de pensar que tenemos que estar 2 jornadas con toda esa carga a cuestas ya hace que nos entren ganas de darnos media vuelta y seguir durmiendo en la cama.

Como llegamos bastante pronto y aún es de noche, decidimos hacer una parada para tomarnos un café bien cargado en Camprodón, pero es tan pronto que no encontramos ningún bar abierto, así que acabamos metiéndonos en uno que estaba medio abierto porque estaba todo lleno de cazadores que estaban planificando su jornada, allí en medio parecíamos dos intrusos porque había uno que daba explicaciones y mientras el resto le escuchaba atentamente nosotros dos íbamos a nuestra bola y no hacíamos ni caso.

Con las pilas más cargadas volvemos al coche y salimos en dirección a la estación de Vallter 2000, un poco antes de llegar en una de las curvas está el comienzo de la travesía, al lado hay un aparcamiento donde se puede dejar el coche. Comenzamos a preparar las cosas justo en el momento en el que el sol comienza a asomar por el horizonte, siempre tiene algo de mágico poder contemplar la salida del sol desde la montaña, es algo que aunque se pueda ver en fotos nunca será lo mismo que verlo en directo.

Comenzamos a caminar a las 8 de la mañana con nuestros mochilones cargados en la espalda, no llevamos ni 5 minutos y ya nos estamos quejando que pesa como un muerto, comenzamos a hacernos a la idea de cómo nos va a quedar la espalda al acabar el día…

En unos 25 minutos llegamos al refugio de Ulldeter, el cual se encuentra cerrado pero nos ponemos a visitar el refugio libre que hay en la parte de abajo, la verdad es que nos sorprende lo bien equipado que está, mucho mejor que dormir en el suelo como haremos la próxima noche. Paramos unos 5 minutos a descansar del “muerto” que llevamos a cuestas y a aligerarnos la ropa ya que en cuanto te mueves enseguida entramos en calor y te comienzan a sobrar prendas.

Tras 10 minutos más caminando comienza a aparecer los primeros trozos del camino con nieve, de momento todavía hay poca y apenas se hunde la bota pero a medida que vamos subiendo se va incrementando el grosor, al cabo de un rato conseguimos llegar al collado de la Marrana (siempre me he preguntado de donde habrán sacado ese nombre…), efectuamos una primera parada para comer un poco y comenzamos a planificar nuestro primer objetivo: el Gra de Fajol, que nos queda a la izquierda.

Decidimos dejar los mochilones en el collado y llevarnos solo el agua, ya que de lo contrario habría sido un suplicio llevar todo ese peso extra a cuestas. Nos encaramos por la cresta y comenzamos a subir, el camino no acaba de estar muy bien definido por la nieve que hay pero no tiene pérdida, se trata de ir tirando hacia arriba por donde se pueda, es una subida constante por lo que no tardamos mucho en ir ganando altura. En cuanto llegamos a la cresta final nos encontramos con un viento fortísimo lateral que hace que parezcamos unos borrachos caminando porque nos cuesta mantener el equilibrio y vamos de lado a lado a cada ráfaga de viento. Finalmente llevamos a la cima del Gra de Fajol (2.708 m.), la vista desde allí es excepcional, hay buena visibilidad aunque el Bastiments, nuestro siguiente objetivo se ve cubierto por las nubes, no estamos mucho tiempo arriba porque el viento hace que tengamos que estar agachados ya que si nos ponemos de pie el viento es tan fuerte que nos puede tirar al suelo,o lo que es peor, barranco abajo, comenzamos a bajar de nuevo hasta el collado de la Marrana, esta vez la bajada es mucho más rápida y enseguida estamos de nuevo abajo.

Tras descansar 5 minutos y comprobar que aquello se comienza a llenar de gente que ha ido llegando después de nosotros, vamos a por nuestro siguiente reto: la cima del Bastiments. Seguimos manteniendo la opción de dejar las mochilas nuevamente en el collado, la verdad es que somos muy confiados dejándolas allí pero por otro lado pensamos que no creemos que a nadie se le ocurriría llevarse a cuestas 2 mochilas de 20 kilos cada una, incluso pensamos que nos harían un favor porque iríamos mucho más ligeros el resto de la excursión…

Comenzamos a subir hacia la cima, arriba todavía se ve niebla pero a medida que vamos subiendo se va disipando y nos permite tener mejores vistas, por el camino nos vamos cruzando con gente que ya han comenzado a bajar. La subida no tiene demasiada historia, se trata de ir tirando hacia arriba constantemente por la ancha loma, además el camino está muy bien marcado y no hay pérdida posible, de vez en cuando vamos haciendo paradas para ir recuperando el resuello, sobretodo yo ya que mi primo Lute se ha estado preparando a conciencia durante los días anteriores, cosa que yo no he hecho. Casi arriba del todo el grosor de la nieve se ha ido acentuando y cada vez cubre más en las pisadas.

En cuestión de aproximadamente una hora llegamos a la cima del Bastiments (2.881 m.), el paisaje nuevamente se nos abre y las vistas vuelven a ser impresionantes en todas las direcciones, las nubes se han despejado del todo, parece que lo hayan hecho expresamente ya que hasta hacía poco la cumbre estaba cubierta. Recorremos las 3 cimas que de hecho forma la cima del Bastiments haciéndonos fotos en cada una de ellas, sobretodo en la cruz tan grande que hay en la cima principal. De momento vamos cumpliendo nuestras previsiones aunque comenzamos a notar el cansancio de todo lo que llevamos hecho y todavía nos queda un largo recorrido por delante.

La bajada se nos hace mucho más divertida y rápida, ya que en vez de bajar por el camino normal optamos por bajar la parte nevada que también acaba llegando al collado pero que hace que podamos ir perdiendo altura con mucha rapidez mientras hacemos rodar un montón de trozos de nieve hacia abajo.

Llegamos de nuevo al collado de la Marrana y comprobamos que nuestras mochilas siguen ahí, así que nos las volvemos a cargar a las espaldas y continuamos nuestro itinerario siguiendo el camino que marca el GR, en un principio comienza a bajar ligeramente sin perder demasiada altura en dirección al fondo del valle, cruzamos un pequeño lago que se encuentra totalmente congelado y un poco más adelante cruzamos el río para cambiar de lado en la subida. La nieve comienza a estar cada vez más presente y eso hace que en algunos momentos de la subida perdamos las señales por lo que nos ponemos a seguir otras huellas que hay de gente que anteriormente ha pasado y que por lo que veo siguen la dirección hacia el final del valle adonde tenemos que dirigirnos. El peso de las mochilas ya comienza a pasarnos factura por lo que optamos por cambiarlas durante algún rato, en ese momento me doy cuenta que la mía pesa más que la de mi primo, aunque tampoco es que sea un alivio porque también va muy cargada.

Este trozo de subida se nos hace un poco largo debido al peso que llevamos y a la nieve que cubre el camino, pero finalmente acabamos llegando a la cabaña de Tirapits, nuestra idea era meternos dentro a comer e incluso hacernos un café pero nos encontramos con que está completamente llena de nieve en su interior así que tenemos que comer fuera pero en cuanto llevamos poco rato parados comenzamos a notar el frio que hace ya a esa altitud, así que decidimos comer rápido y continuar la ruta hacia el cercano Coll de Tirapits, que se ve cerca pero vemos que hasta ahora es el paso más comprometido de la excursión, ya que tenemos que cruzar de forma lateral la pala de nieve que cubre toda la ladera, por suerte nos encontramos con que la nieve está blanda y ya hay abierta una huella ya que no tenemos ni crampones ni piolets. Con mucho cuidado y clavando fuertemente los bastones ascendemos ese tramo y conseguimos llegar al collado, al otro lado volvemos a tener vistas infinitas de toda la comarca del Ripollés.

Continuamos progresando por la cresta donde a ratos sopla el viento bastante fuerte. A medida que vamos avanzando nos damos cuenta que no vamos a poder cumplir nuestro siguiente objetivo: el Pico del Infierno, más que nada por falta de tiempo, todavía tenemos que llegar a Núria y no queremos que nos caiga la noche allí en medio, así que tomamos la decisión de no subirlo e ir tirando ya hacia abajo. De todas formas, con todo el cansancio acumulado que llevamos encima tampoco teníamos demasiadas ganas de subirlo aunque hubiéramos tenido tiempo, por hoy creo que ya hemos tenido bastante paliza.

La niebla nos atrapa en algunos momentos pero enseguida se levanta. Las señales prácticamente están todas cubiertas por la nieve pero se trata de ir siguiendo la cresta, hasta que llegamos a Noucreus, collado lleno de cruces, y desde arriba ya podemos divisar el santuario de Núria abajo al fondo del valle. Hacemos unas cuantas fotos pero no nos entretenemos demasiado, el tiempo apremia.

Comenzamos a bajar por el lado opuesto, el grosor de la nieve aquí es considerable por lo que podemos descender de una forma bastante rápida al irnos hundiendo a cada paso que damos, aunque vemos que a mitad de camino ya desaparece por completo la nieve. Vemos una manada bastante numerosa de rebecos, a esta hora ya no se ve a nadie por la montaña. Vamos bajando como zombies, con el cansancio que tenemos las piernas caminan solas, sólo pensamos en llegar abajo cuanto antes mejor, no queremos ni pensar en que mañana todavía nos queda la vuelta…

Ya casi anocheciendo conseguimos llegar a Núria, tenemos las botas completamente empapadas por dentro y lo primero que hacemos es cambiarnos de ropa y calzado. Sin perder tiempo nos vamos a la zona de acampada a montar la tienda, ya con las linternas porque ya no se ve nada. Una vez montada nos ponemos a preparar la cena con el hornillo y la bombona, llevamos latas que sólo hay que calentar, tenemos claro que en la montaña no vamos a estar elaborando platos culinarios. La cena nos sabe a gloria, hace horas que no comíamos nada. Como mañana queremos salir pronto en la vuelta decidimos irnos pronto a dormir, pero antes hacemos una visita a la cafetería del hotel, ya que el bar Finestrelles ya está cerrado a esa hora, y nos tomamos algo caliente, en ese momento nos da el bajón del cansancio y casi no podemos ni levantarnos de la silla para salir y volver a la tienda.

Volvemos a la tienda ya para dormir y sacamos toda la artillería pesada: guantes, gorro, saco, forro polar, cualquier cosa que nos proteja del frío, aunque esperaba que la noche fuera más fría pero finalmente no bajó de los 6 grados. Esperamos quedarnos fritos enseguida pero la verdad es que con tanto dolor de espaldas y de hombros no sabemos ni que postura tomar, no paramos de dar vueltas y no resulta sencillo conciliar el sueño, pero tenemos que descansar como sea para la jornada de mañana aunque nos cuesta muchísimo.

DIA 2 (NURIA A ULLDETER)

A las 7 nos ponemos en pie, esperaba tener un montón de agujetas pero la verdad es que no ha sido para tanto, la mañana es fresca pero no fría. Nos ponemos a desmontar la tienda y comenzamos a hacernos café, la jornada se presenta larga y hay que estar bien despiertos. Montamos las mochilas y nos parece que pesen el doble, más que excursionistas a veces parecemos mulos de carga. Inicialmente tenía que habernos acompañado otro amigo, Percy, a quien decíamos que tenía que ser nuestro “sherpa” para llevarnos la mochila pero finalmente no pudo venir así que nos toca cargar a nosotros.

La vuelta la queremos hacer por el otro lado de la montaña, por el llamado camino de los ingenieros, para ahorrarnos el primer trozo de subida nos subimos a una de las cabinas del teleférico que lleva hasta el albergue Pic de l’Aliga, es un alivio quitarnos ese trozo de subida, a estas alturas cualquier ahorro de fuerzas nos vendrá muy bien.

Una vez en lo alto del albergue comenzamos a caminar por el camino de los ingenieros, siguiendo las marcas del GR. El camino en su comienzo va bordeando la montaña sin ganar ni perder altura por lo que avanzamos a paso rápido, al ritmo que nos permitía el hecho de llevar las pesadas mochilas a cuestas. En un cambio de dirección del camino, podemos ver todo el paisaje de la Vall de Ribes abajo, el camino se mantiene siempre sobre los 2.000 metros de altura y el tiempo se mantiene nublado aunque no tiene pinta de amenazar lluvia. Pasamos por debajo de la cabaña de Les Pedrisses y comenzamos a acercanos a la parte más “rocosa” de la excursión, ya que atraviesa la zona de Les Roques de Tot lo Món, el camino discurre subiendo y bajando a ratos, siempre perfectamente señalizado y sin posibilidad de pérdida.

Cruzamos algunas cascadas de bajan de la parte alta de la montaña cada vez que pasamos por alguno de los torrentes que hay, de vez en cuando vamos parando a hacer fotos, estamos completamente solos y desde que hemos salido no nos hemos cruzado con nadie, esperaba que este camino estuviera más concurrido pero no es así. Uno de los tramos de bajada vemos que está equipado con una cuerda anclada a la pared a modo de barandilla, la cual siempre da más seguridad en ese tramo ya que es un poco más expuesto que el resto del itinerario aunque se pasa sin complicaciones. Hacia la parte final del recorrido el camino comienza a ir ganando algo de altura, en cuanto llegas al siguiente collado se te aparece otro más adelante que siempre parece que va a ser el último, pero cuando llegas aparece otro más, y así hasta no sé cuantos, al final se nos comienza a acabar la moral viendo que aquello no acaba nunca, el camino se nos está haciendo mucho más largo de lo que preveíamos.

Finalmente, al llegar a otro collado donde hay un mirador, el camino ya comienza a bajar significativamente, y en unos 20 minutos más llegamos por fin al refugio de Coma de Vaca, que se encuentra cerrado aunque la parte libre está abierta. Llenamos las cantimploras y optamos por comer dentro del refugio. Allí dentro nos encontramos con un chico que parece aturdido, le ofrecemos ayudarle pero nos comenta que le están dando unos mareos que no puede ni avanzar un paso por la montaña, y Queralbs todavía le queda muy lejos, así que nos dice que ha avisado al helicóptero de los bomberos para que vengan a buscarle al refugio, nos pide si tenemos azúcar y le damos algunos azucarillos que llevamos. Se baja para abajo con el resto de sus compañeros y nos quedamos solos a comer, con el hornillo volvemos a calentarnos otras latas y saciarnos el hambre, con café final incluido.

Cuando hemos acabado de comer y estamos a punto de continuar la marcha en ese momento llega el helicóptero de los bomberos, el cual se lleva al chico mareado. Hacemos comentarios sobre el tema de que ahora los rescates los quieren cobrar y nos preguntamos si en este caso particular va a ser así o lo van a considerar una causa de fuerza mayor y no una negligencia por parte del excursionista.

Salimos del refugio y nos dirigimos hacia el fondo del valle, río arriba, al principio el camino discurre casi llano y gana altura sin darte cuenta, hasta llegar a la primera cascada en la cual el camino ya comienza a subir de una forma más notable, siempre a la derecha del rio en el sentido de la subida y bien señalizado con las marcas rojas y blancas del GR. Al cabo de unos minutos comienza a llover un poco por lo que decidimos ponernos los impermeables ya que a ratos la lluvia es algo más intensa y no queremos acabar empapados, aunque la lluvia no dura demasiado rato y para enseguida.

Pero al cabo de otro rato nos encontramos con otro enemigo: la niebla, que aunque no es demasiado intensa es lo suficientemente densa como para no dejarnos ver las cimas que tenemos alrededor ni el final del camino así que tenemos que limitarnos a seguir las señales. Al llegar a un cruce vemos que la señal se desdobla y tira en dos direcciones, tras dudar un poco sé que el collado de la Marrana está a la derecha así que seguimos esa dirección. El camino ahora sube de una manera mucho más brusca y cansada, en teoría hasta llegar a cruzarse con el camino que utilizamos en la ida pero como no vemos nada a través de la niebla me tengo que ir guiando por el altímetro, en esas condiciones nuestras siluetas parecen espectros al verse difuminadas por la niebla.

En un momento dado se levanta por unos instantes la niebla y podemos tener una visión de donde estamos. A la derecha veo un collado entre dos montañas y le comento a mi primo que aquello es el collado de la Marrana y que tenemos que ir hacia allí para bajar por el otro lado hasta Ulldeter, nos alegramos de poder habernos situado un poco y saber que ya estamos en el buen camino. Nada más lejos de la realidad, en cuanto llegamos al collado nos damos cuenta que no es ese y que hemos ido a parar a otro que visto desde lejos parecía igual, de ahí que creyera estar tan seguro.

Son las 5 de la tarde, la niebla nos vuelve a envolver y nos damos cuenta que no tenemos ni idea de donde estamos, comenzamos a ponernos algo nerviosos ya que dentro de poco comenzará a oscurecer y no sabemos que dirección tomar. Por momentos nos entra la tentación de tirar hacia abajo y saber que acabaremos llegando a algún pueblo, optamos por volver tras nuestros pasos hasta volver al punto donde decidimos dirigirnos a este collado, y en ese momento se vuelve a levantar la niebla y podemos ver el auténtico collado de la Marrana, está a unos 500 metros delante nuestra y esta vez estoy seguro del todo ya que al fondo vuelvo a ver el Bastiments.

Nos alegramos un montón de encontrar el camino de vuelta y nos dirigimos hacia allí, ya con las fuerzas al límite porque llevamos 2 jornadas caminando con 20 kilos a la espalda y nos está pasando factura. Posteriormente pude comprobar que el primer collado al que habíamos ido equivocadamente era el Coll de la Coma de l’Orri, que está cerca pero que es bastante parecido visto desde la distancia, la niebla nos ha jugado una mala pasada en esta ocasión.

Hacemos una última parada en el collado de la Marrana y comenzamos a bajar por el lado opuesto en dirección al refugio de Ulldeter, las sombras comienzan a alargarse y el sol comienza a esconderse detrás nuestra, así que no perdemos tiempo y vamos tirando hacia abajo, en una media hora estamos en el refugio, que en esta ocasión pasamos de largo, y en unos 15 minutos más llegamos de nuevo al parking donde tenemos el coche, ya con muy poca visibilidad. Nos felicitamos mutuamente por haberlo conseguido y nos subimos al coche rumbo a casa a descansar, que buena falta nos hace después de haber caminado durante 19 horas en total en los dos días, hacemos el comentario de que va a pasar bastante tiempo antes de hacer otra excursión así de dura, pero en cuanto llegamos a casa ya comenzamos a pensar en la siguiente, no tenemos remedio…



lbums de Fotos relacionados:



Aadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook