MIS AVENTURAS MONTAÑERASMIS AVENTURAS MONTAÑERAS
 HACHA HACHA
Wednesday 29 de September de 2010, 10:09:35

Tipo de Entrada: RELATO | 3 Comentarios | 2181 visitas

Excursión realizada el día 25 de Septiembre a la Pica d'Estats que al final acabó en un intento fallido... Fuimos allí contando que la previsión del tiempo iba a ser buena según habían dicho en los medios y por internet, pero la realidad es que se pasó todo el día entero nevando y con muy mala visibilidad, aunque lo que realmente nos echó para atrás fue un fortísimo viento, el Torb, que nos encontramos al llegar al puerto de Sotllo, a 2.900 metros, ya que soplaba desde la parte francesa, con tanta violencia que costaba mantenerse en pie, era imposible continuar en esas condiciones... La Pica tendrá que esperar, sé que no se va a mover de allí, así que volveré a por ti!!!

Tras las siempre merecidas vacaciones de verano, comienzo a pensar en algunos de mis próximos objetivos montañeros para los próximos meses, y para comenzar una buena opción es subir algún tresmil, así que tras echar un vistazo al mapa acabamos decidiendo subir el techo de Cataluña, la Pica d’Estats con sus 3.143 metros.

Salimos el viernes por la tarde hacia las 15 horas dirección al Pirineo, nuevamente me acompaña Esteban “el Lute” para intentar conseguir llegar a la cima, es la primera vez que lo intentamos y no queremos fallar en nuestro  objetivo. Hacia las 7 de la tarde llegamos al pueblo de Areu, último núcleo habitado de la Vallferrera antes de comenzar la pista forestal que lleva hasta el refugio. El día anterior había llamado al refugio y me comentaron que estaba completamente lleno, así que optamos por acampar en el camping del pueblo y salir algo antes el día siguiente, la idea era subir la Pica en un solo día aunque ya sabíamos que iba a ser un buen palizón.

Tras montar la tienda (era la única que había en todo el camping) fuimos a dar un paseo por el pequeño pueblo de Areu y meternos en un bar a tomar algo para comentar la jornada del día siguiente, la previsión del tiempo era buena, de hecho queríamos haber venido la semana anterior pero como las previsiones eran malas decidimos posponerlo una semana. Al caer la noche volvemos de nuevo al camping donde echamos mano del hornillo para calentarnos unas latas de lentejas y fabada (comida potente para tener energía!!!) y enseguida nos metimos en los sacos que al día siguiente tocaba madrugar…

Efectivamente, a las 4 de la noche sonó la alarma del móvil, tocaba ponerse en pie, hacía bastante fresco pero sin llegar a hacer frío, en cuestión de una hora ya habíamos recogido todo el material y habíamos desayunado (mira que olvidarme la cafetera!!!), por lo que a las 5 de la noche salimos con el coche rumbo a nuestro objetivo.

Desde el pueblo de Areu hasta el parking del Pla de Boet hay una pista forestal de unos 10 kilómetros, inicialmente podríamos decir que está en un estado aceptable pero en la parte final empeoraba bastante y en alguna ocasión acabé dando con los bajos del coche contra las piedras y los socavones que había en la pista, está claro que no es lo mejor para ir con un turismo pero si se va muy despacio y con mucha, muchísima paciencia, se acaba haciendo sin problemas, aunque desde luego no la recomiendo a quien le tenga mucho cariño a su coche, a menos que sea un todo terreno…

A las 6 de la madrugada ya habíamos llegado al parking, donde ya habían varios coches aparcados así que tuvimos que bajar un par de curvas y dejarlo un poco más abajo, lo peor de todo es que había comenzado a llover a mitad del recorrido de la pista así que nada más salir del coche tuvimos que ponernos todo el material impermeable, era un fastidio tener que comenzar así pero confiábamos en que no duraría mucho ya que según las previsiones para hoy quizás estaría nublado pero sin nada de lluvia, de momento la previsión no había acertado…

Comenzamos a caminar por la pista unos pocos minutos hasta llegar al desvío que hacia la izquierda nos lleva hasta el refugio de Vallferrera, todavía era noche cerrada así que íbamos con los frontales, el camino estaba bastante marcado y habían postes indicativos por lo que no teníamos dudas sobre el camino a seguir. Tras unos 15 minutos llegamos hasta el refugio, sobre las 6:15, a esa hora estaba todo el mundo desayunando en el comedor y efectivamente se veía bastante lleno. Aprovechamos para quitarnos un poco de ropa ya que habíamos entrado ya en calor y continuamos caminando hacia arriba por el sendero que sale al lado de la fuente del refugio (hay un cartel indicativo). Esta primera subida es realmente agotadora ya que se ascienden bastantes metros en muy poco recorrido, hasta llegar a los 2.080 metros donde un nuevo cartel nos indica que la Pica está hacia la izquierda en dirección al puerto de Sotllo. Afortunadamente ha parado de llover un poco y se ven algunas estrellas, parece como si el cielo se fuera a abrir, y como había luna llena podíamos ver el perfil de las montañas que quedaban enfrente, las cuales podíamos ver bastante nevadas en su parte superior.

Continuamos caminando el dirección al barranco de Sotllo ahora con un desnivel mucho más suave e incluso en algunos tramos hasta descendía algo, el día comenzaba a clarear así que apagamos los frontales, el camino se venía bastante claro y no había pérdida posible. En un momento dado encontramos una señal que nos advierte que hay un paso peligroso y que debemos seguir una ruta alternativa que hay hacia la izquierda, marcada con las señales del GR, pero nosotros lo interpretamos al revés y pensamos que el paso peligroso era precisamente el que queda a la izquierda, así que seguimos rectos… y efectivamente, más adelante hay que destrepar una pared de unos 10 metros que si bien se baja sin demasiados problemas, al estar toda la roca mojada se vuelve más peligroso, lo que hago es tirar los bastones abajo y ayudarme con las manos, cualquier traspiés te puede hacer caer unos metros hacia abajo. Tras superar este paso sin demasiados problemas el camino sigue descendiendo un poco hasta llegar a un cruce donde nosotros hemos de seguir rectos, a la izquierda está la ruta que lleva hacia la zona de Baborte, con el refugio y el pico del mismo nombre.

El barranco de Sotllo queda más abajo y desde aquí tenemos una buena panorámica del mismo. Ahora el camino sí que comienza a ganar altura de nuevo siguiendo junto al río, pasamos al lado de una mini cueva que puede ser útil en caso de emergencia y en pocos minutos llegamos a los llanos de Sotllo, que como su nombre indica es una zona completamente plana donde el rio ha formado varios canales que lo atraviesan.

El tiempo que parecía que iba a mejorar acaba haciendo todo lo contrario, se ha vuelto a cubrir todo de nubes y comienza a caer aguanieve, no tenemos ninguna vista de lo que nos rodea porque estamos inmersos en medio de las nubes, lástima porque por las fotos que había visto se veían unas buenas panorámicas. Seguimos sin quitarnos el material impermeable porque esto no tiene pinta de mejorar, y tras ascender un trozo más ya comenzamos a ver restos de nieve en el suelo, que a medida que vamos ganando altura cada vez se hacen más notables, las botas ya están completamente empapadas, confiamos en que el Gore-tex aguante bien ya que las botas que llevamos son de trekking y no de alpinismo.

A pesar del mal tiempo que está haciendo, seguimos confiando en que aquello mejore con el paso del día, así que seguimos ascendiendo y acabamos llegando al primer lago, el de Sotllo, a esta altitud el paisaje ya está completamente nevado, sabíamos que podía caer algo de nieve pero no contábamos con que hubiera tanta. Tras bordearlo por la parte izquierda, donde está bien marcado el camino, de nuevo el sendero comienza a ganar altura y tras una nueva ración de caminata conseguimos llegar al lago de Estats, que queda por encima del anterior, a  2.500 metros de altura, se supone que desde aquí tendríamos que tener una muy buena vista del macizo de la Pica pero la realidad es que con las nubes y con toda la nieve que está cayendo de una forma bastante consistente no vemos más allá de unos 30 o 40 metros, ni siquiera se ve la otra orilla del lago. En este punto nos alcanza un hombre que venía subiendo solo detrás nuestra, nos comenta que también había venido hoy pensando que haría buen tiempo según las previsiones y también se ha encontrado con este tiempo tan malo, nos dice que él ya ha subido esta montaña en varias ocasiones y hoy ha venido en plan “paseo” por la zona, hasta este momento no habíamos visto a nadie más en todo el recorrido, de hecho diríamos que de toda la gente que vimos desayunando en el refugio por la mañana nadie salió detrás nuestra, lo cual no es de extrañar con este tiempo de perros que hace, llevaba varias horas ya nevando sin parar y no tenía pinta de mejorar, pero nosotros queríamos seguir aunque nos perdiéramos las vistas excepcionales que debían haber.

Durante algunos minutos este hombre nos estuvo acompañando y nos explicaba por donde iba el camino que debíamos seguir, lo cual era de agradecer porque entre la niebla y siendo la primera vez que estábamos en esta zona siempre daba algo más de seguridad, y más si él ya había estado por aquí varias veces. Tras rodear el lago hasta su otro extremo, el camino comienza a ganar altura de una forma bestial, tenemos que ascender 400 metros de desnivel en un poco recorrido, la ladera está completamente nevada y hay alguna huella abierta que va subiendo haciendo zigzag, pero aún así se hace muy dura esta parte de la subida, vemos el camino completamente inclinado y lo peor de todo es que no se le ve el final porque las nubes lo tapan todo. Al ser nieve recién caída no hace falta sacar los crampones, la bota se hunde bien. El hombre que nos acompañaba ha ido tirando mucho más que nosotros y lo vemos mucho más arriba, se nota que tiene mejor forma física que nosotros…

A media subida desde el lago hasta el puerto de Sotllo vemos que desciende un grupo de unas 10 personas, nos comentan que al llegar al collado hace muchísimo viento y que al otro lado no hay apenas visibilidad, y que han optado por darse media vuelta viendo aquellas condiciones, pero nosotros decidimos seguir subiendo a pesar de todo, por lo menos queremos llegar al puerto a ver si es tanto como dicen o están exagerando… así que seguimos machacando nuestra piernas y seguimos ganando altura, no para de nevar!!! Al rato vemos como baja también el hombre que nos acompañaba en la subida, también nos dice que al llegar al collado no podía aguantar el frío que hacía allí porque estaba soplando el Torb, ese viento tan violento que se forma en la montaña, y que venía desde el lado de Francia, le comentamos que por lo menos vamos a intentar llegar al collado a ver como está aquello, se baja y nos despedimos de él para seguir subiendo, a esta altitud, a casi 2.900 metros ya notamos un frío muy intenso así que antes de llegar nos ponemos una nueva capa de ropa encima.

Unos metros antes de llegar al puerto de Sotllo ya escuchamos el aullido del viento por encima nuestro, Esteban me comenta que no lo ve claro y que no vale la pena ni siquiera llegar al collado, pero yo decido seguir por lo menos a ver si al otro lado puedo ver algo, pero en cuanto llegamos al puerto de Sotllo, a 2.895 metros, efectivamente el Torb nos recibe de lleno, en algunos momentos sopla tan fuerte que nos cuesta mantenernos de pie, encima como se cuela por el collado hace un embudo entre las crestas y tiene más fuerza aún. Además como está nevando, tan pronto como la nieve choca contra las piedras o contra nosotros se convierte al momento en hielo, como si nos estuvieran clavando agujas de hielo en la cara, hace un frío horrible y este fortísimo viento amenaza con tirarnos al suelo. Vemos que efectivamente no se ve nada al otro lado, en la parte francesa, las nubes también lo invaden todo. Como ya tuvimos una desagradable experiencia con este viento hace algunos meses, donde sufrí congelaciones en dos dedos de la mano (tardé 3 semanas en recuperar la sensibilidad) decidimos enseguida que es imposible continuar en esas condiciones así que no nos queda otra opción que darnos media vuelta y emprender el regreso… de hecho no creo que ese día nadie subiera a la Pica con esas condiciones tan malas, hubiera sido una imprudencia hacerlo.

Resignados porque la montaña no nos dejado que podamos subirla, comenzamos a descender de nuevo hacia el lago de Estats, en cuanto hemos perdido unos pocos metros de altitud desde el collado el viento ha cesado de golpe ya que viene del norte y en esta parte estamos a resguardo del mismo. Eso sí, no para de nevar ni un solo minuto, menos mal que la bajada la hacemos mucho más rápido y en pocos minutos estamos al borde del lago de nuevo.

La verdad es que nos hemos quedado bastante decepcionados por no haber podido subir, después de tantos kilómetros recorridos, un buen madrugón, varias horas de caminata (tardamos 5 horas y media hasta el puerto de Sotllo desde el parking), y de ver que ya estábamos tan cerca de la cima, nos dio mucha rabia que por culpa del viento no pudiésemos completar la ascensión, pero si la montaña dice que no, está claro que no podemos llevarle la contraria, hubiera sido una temeridad intentar subir en semejantes condiciones. La montaña seguirá estando ahí siempre, así que ya volveremos otro día a por ella!!!

Así que tras dar media vuelta comenzamos a deshacer el camino que hemos andado, todavía sigue nevando y ahora incluso con más intensidad, el grosor de nieve que ya hay en el suelo es bastante abultado pero al ser nieve reciente no hacen falta los crampones, la bota se hunde bien. En medio de la niebla llegamos hasta el lago de Estats, ya no queda ninguna tienda de campaña de las dos que hemos vistos esta mañana al subir y que estaban totalmente cubiertas de nieve. Más adelante llegamos de nuevo al lago de Sotllo, donde encontramos una vaca que parece que acabar de parir una cría porque está toda la nieve llena de sangre y vemos la cría al lado de la madre, lo que más nos sorprendió de todo es que la vaca madre se estaba comienzo la placenta!! Yo tenía entendido que las vacas son anímales que sólo comen hierba, no sé si es algo normal o es que soy un ignorante en estos temas…

A medida que perdemos altura cada vez hay menos nieve, está todo completamente embarrado. Al llegar de nuevo al barranco de Sotllo sorprendentemente el sol hace acto de presencia y el cielo se abre un poco y deja de llover, parece como si el tiempo nos hubiera querido tomar el pelo al salir el sol cuando ya estamos llegando abajo, ahora de poco nos sirve ya! Por lo menos podemos recorrer los últimos tramos disfrutando de algunas vistas que no hemos podido tener en todo el día, con el Monteixo al fondo. Tras pasar de nuevo por el refugio de Vallferrera llegamos enseguida al coche, donde nos cambiamos de ropa y emprendemos el recorrido por la interminable pista forestal que nos vuelve a regalar algunas rascadas en los bajos del coche.

La vuelta hasta casa es larga, así que lo tomamos con calma y vamos comentando la jornada de hoy, es la segunda vez este año que intentamos subir un tresmil y la climatología no nos ha dejado, tendremos un gafe o algo así con este tipo de cumbres, lo malo de no haber conseguido el objetivo es que nos obligará a volver otro día, la Pica nos seguirá esperando…



Álbums de Fotos relacionados:

3 Comentarios
Enviado por Pentacour el Thursday 30 de September de 2010

“Hola, mi hermano y yo también intentamos subir este día, pero ante las advertencias del guarda del refugio, la gente que nos cruzábamos que se daba la vuelta y los pies mojados de mi hermano, llegamos hasta el refugio del Estany de Sotllo, comimos algo y nos dimos la vuelta. De hecho, hacía rato que ya no veíamos a nadie y al marchar del Estany de Sotllo vimos entre la niebla un grupo que bajaba del Estany d'Estats (que por la hora quizás seríais vosotros)La vaca también la vimos! La notábamos un poco rara y el suelo parecía como sucio, sí, aunque todavía no habría parido porque no vimos al ternero.Habrá que volver a intentarlo ;-)”
Enviado por Hacha el Friday 1 de October de 2010

“Hola Pentacour

Precisamente un detalle que nos llamó la atención es que cuando pasamos por el refugio estaba a tope de gente desayunando, unas 20 o 30 personas, pero después detrás nuestra no vimos subir a nadie más, quizás se darían media vuelta mucho antes que nosotros porque en el descenso nos cruzamos con gente pero ya era muy tarde que iban a acampara a los lagos, por lo que deducimos que ese día poca gente acabó saliendo del refugio, no es de extrañar con el día que hizo.
Como bien dices hay que volver a intentarlo!
Un saludo.

Enviado por Highlander_2498 el Tuesday 5 de October de 2010

“Te felicito por el relato.
Ha sido muy ameno leer vuestra aventura. La verdad es lo que dices, si la montaña dice no es que no, ya volvereis a intentarlo.
Tu relato me ha recordado una experiencia similar que tuve en Cap del Verd con el Torb y es como describes. Viento huracanado que te clava la nieve en la cara y te levanta del suelo como si fueras de papel. Hicisteis muy bien en salir de allí, yo lo pasé fatal porque me empeciné yo solo en coronar esa montaña de 2200 m y pensé que aguantaría el viento. Coroné, sí, pero al precio de que me desorienté y tardé 6 horas en bajar, casi se me hace de noche y yo dando vueltas con las raquestas por la Serra del Verd sin encontrar el camino de vuelta ya que el Torb había borrado las huellas de la gente. Que mal rato.
En fin, tras esa experiencia aprendí a valorar más mi pellejo y dejar el orgullo en casa.
Los buenos montañeros no son los que más cimas coronan, sino los que saben cuando retirarse a tiempo.
Un saludo.”


Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook