MIS AVENTURAS MONTAÑERASMIS AVENTURAS MONTAÑERAS
 HACHA HACHA
Estas en » MIS AVENTURAS MONTAÑERAS » Archivo de Relatos » March 2011 » Via Ferrata Gorges De Salenys
Tuesday 29 de March de 2011, 21:06:04
VIA FERRATA GORGES DE SALENYS
Tipo de Entrada: RELATO | 3912 visitas

Via ferrata muy recomendada para iniciarse, tanto por el entorno en el que está situada, como por la muy buena equipación que tiene, que la hace apta para todos los públicos, incluso os dará la sensación de ser corta, pero es muy espectacular y tiene un poco de todo.

Tenía previsto de ir al Pirineo a hacer alguna travesía, pero como el riesgo de aludes estaba alto durante toda la semana con nivel 4, y como no quería quedarme con las ganas de salir a algún sitio, decidimos pasar al plan B e ir a hacer una via ferrata, así que para hacer algo sencillo y que no quedara muy lejos de casa y se pudiera hacer en una tarde, nos decidimos por hacer la via ferrata de les Gorges de Salenys, cerca de la población de Santa Cristina de Aro.

Así que dicho y hecho, tras acabar el curro por la mañana me cojo la tarde libre y quedo con Esteban (aunque los amigos le llamamos “el Lute”, pero que nadie piense que es un delincuente o algo así, nada que ver, son tonterías nuestras…). Con el coche nos plantamos en una hora en la zona, pero el problema está en que no conseguimos encontrar el punto de inicio, habíamos venido siguiendo las indicaciones de algunas reseñas pero por lo que pude deducir o no estaban correctas o no estaban lo suficientemente bien explicadas (o nosotros no nos enterábamos, todo puede ser). Como no queríamos perder mucho tiempo buscando para poder tener más margen de horas, al final el Lute optó por llamar a Albert Gironés, el equipador de esta via ferrata, quien muy amablemente nos indicó el camino correcto y el punto de inicio. Desde aquí quiero agradecer a Albert tanto sus indicaciones como por la gran equipación que ha hecho en esta vía.

Siguiendo las instrucciones que nos dio, llegamos enseguida al punto de inicio, está entre el kilómetro 4 y 5 de la carretera que va desde Llagostera hasta Romanyá, al otro lado de la carretera donde hay una gran extensión de prados verdes y donde sale una pista forestal y hay una pequeña pineda donde se puede aparcar el coche.

Salimos del coche y comenzamos a caminar, decidimos equiparnos cuando lleguemos al inicio del itinerario, primeramente hay que seguir por la pista forestal y en el primer desvío girar hacia la derecha (no hacia la fuente que hay también a la derecha, sino por el otro camino a la derecha). A partir de aquí el camino comienza a perder altura ya que hemos de ir a parar hasta el fondo del barranco, más adelante encontramos carteles indicadores que nos marcan la dirección a seguir. En cuanto llegamos a la riera, hemos de girar hacia la izquierda aguas arriba para llegar al inicio de la ferrata, como aperitivo antes de llegar hemos de ir cruzando algunos puentes, que cada vez se van haciendo más estrechos, como si fuera un preludio de los que nos espera más adelante.

Aproximadamente en unos 15 minutos desde que hemos salido del coche ya hemos llegado al inicio de la via ferrata, un cartel indica la peligrosidad de la ruta si no se lleva el equipo adecuado, que seguro que hay más de uno que se meten en estos sitios sin llevar todo lo necesario y luego pasa lo que pasa…

Nos ponemos el arnés, casco, disipador, mosquetones, cintas, etc. En teoría las reseñas dan una hora para completar todo el recorrido, pero nosotros tardaremos bastante más, ya que nos entretenemos mucho haciendo fotos y disfrutando de esta excepcional ruta, apta para principiantes y según dicen también para niños, aunque debería matizarse que quizás para más de 10 años o así, ya que hay tramos que con menos edad serían comprometidos para un niño.

El camino se inicia al lado de una poza de agua, lo primero que encuentras es un pequeño puente nepalí, con un cable para poner los pies y otro para agarrarte con las manos y pasar los mosquetones, ya que también hace de cable de vida, en toda la ferrata encontramos todos los cables muy bien tensados, aunque eso no quitaba que en algunos momentos se movieran un poco, pero es más por la falta de equilibro que otra cosa, aunque enseguida se le coge el truquillo.

Tras cruzar el puente ahora la línea de vida recorre toda la pared que rodea la poza de agua, a simple vista parece como si aquello estuviera muy descompuesto y no hubiera manera de pasar cómodamente, pero en cuanto estás allí metido siempre encuentras puntos de apoyo e incluso en algunos sitios se han puesto soportes para poder apoyar el pie, todo un detalle.

Tras rodear la poza de agua, la ferrata se mete en una grieta que la riera ha abierto en la roca, éste es quizás el tramo más espectacular de todos, ya que la via va justo por encima del rio con el agua a tus pies encajonada entre dos paredes. Encima como habían caído lluvias reciente la riera llevaba un buen caudal lo que hacía que el entorno fuera más espectacular todavía, en este tramo se han habilitado soportes para los pies allí donde no los hay en la roca. Al salir de esta grieta el camino cambia de pared y enseguida acaba este primer tramo, donde hay que caminar un rato de nuevo hasta el siguiente. Lo poco que llevamos hasta ahora nos está gustando mucho y entre los dos comentamos lo impresionante del entorno.

Llegamos a un punto donde vemos que acaba una tirolina que baja desde arriba, en teoría esto sería el final de la ferrata ya que una vez hecha acaba con dicha tirolina a la vuelta. Aquí hay también una posible via de escape hacia la izquierda por un camino de tierra que sube, por si alguien ya hubiera tenido bastante, como no es nuestro caso, seguimos al lado de la riera hasta llegar al inicio del segundo tramo, con una pequeña cascada al fondo. Ahora hay que subir unas pocas grapas y seguir la pared hacia la izquierda flanqueando la roca, una cadena para agarrarnos y nuevos soportes metálicos para los pies facilitarán esta tarea, hasta ahora está siendo más cuestión de tener precaución y cuidado que no de tener que hacer excesiva fuerza con los brazos, en todo momento hay buenos agarres y los puntos de anclaje están bastante cerca entre ellos.

Tras superar este tramo, nos espera un nuevo puente nepalí, éste más largo que el inicial de la via, y aquí ya tienes que ir con mucho más equilibro, aunque yendo despacio se pasa sin problemas, está claro que no es un sitio para ir corriendo, el puente atraviesa la riera en la parte más alta de la cascada. Tras cruzar este puente ahora viene otro igual, sólo que éste bastante más largo que el anterior, está dividido en dos ya que hay un árbol intermedio que sirve para sujetar los dos tramos del puente, en todo momento vamos por encima del agua, el entorno es perfecto y genial.

Tras haber superado este par de puentes, el camino vuelve a dar un pequeño respiro ya que hay que caminar de nuevo un poco hasta llegar nuevamente a otro puente, éste está hecho con algunos tablones de madera y con dos “barandillas” a los lados, y aunque puede parecer a simple vista más fácil que los anteriores, cuando estás metido en él y ves como se mueve te das cuenta que tienes que seguir practicando el equilibro, ya que oscila bastante.

Tras cruzar este puente vemos que a mano derecha hay una escalera de madera que tira hacia arriba junto con un cable que hace de pasamanos, por lo que deducimos que el camino sigue por ahí, pero en realidad nos estamos equivocando… nos damos cuenta cuando llevamos un buen rato subiendo entre árboles por un camino de tierra sin ver que aquello parezca una ferrata, por lo que llegamos a la conclusión que aquello tiene que ser el camino de vuelta, así que damos media vuelta y al llegar de nuevo a la escalera de madera al lado de la riera efectivamente vemos que el camino seguía por el interior de la riera, hay un cable de vida con algunos agarres que no habíamos visto antes, por suerte no hemos perdido mucho tiempo así que seguimos nuestro camino.

Arriba del todo ya vemos el puente tibetano de madera que indica que es el final de la ferrata, la verdad es que se nos está haciendo muy corta pero estamos disfrutando un montón, en ningún momento hemos tenido la sensación de peligro o tramos donde fuera fácil caerse, normal si entendemos que está catalogada como fácil (1 sobre una escala de 5).

El camino sigue flanqueando la pared de roca para posteriormente ganar altura subiendo algunos peldaños (grapas) metálicos, y una vez se acaban sale un nuevo puente hacia la izquierda que nos permite cruzar el rio por enésima vez, este puente al tener cada agarre lateral a altura diferente hace que sea más complicado de lo que a simple vista parece, pero como en todos los anteriores yendo despacio y con cuidado no supone mayor problema.

Nos estamos acercando a la cascada final, llamada Salt del Llop, el agua hace un ruido ensordecedor debido al caudal que lleva hoy, mucho mejor así, de ir la riera más seca le quitaría parte del atractivo que tiene la ruta.

Tras reunirnos de nuevo al lado de una roca, con Esteban comenzamos a comentar que habría hecho la gente que conocemos si la hubiéramos traído aquí, y la verdad es que conociendo a algunos no creo que hubieran pasado ni el primer puente, no nos imaginamos a ciertas personas aquí metidas, aunque el día menos pensado tendremos que convencer a alguien para que venga a ver esto, eso sí, habrá que traerlo “engañado” o sino fijo que no viene…

Cruzamos un nuevo puente, esta vez hacia la derecha, el cual pasa justo al lado de la cascada, la tenemos a muy pocos metros de nosotros, incluso el agua nos salpica cuando estamos en medio del puente, parece mentira que hayan construido esta via en este sitio tan bello. Además hoy hemos estado completamente solos, quizás porque sea un viernes, supongo que los fines de semana esto debe estar más lleno de gente.

Ya falta poco para acabar la via, ahora el camino nuevamente flanquea la pared de roca pasando por debajo del puente de madera, hasta llegar al inicio de una estrechísima escalera metálica que sube en vertical hacia arriba, y que a cada paso se movía como una cosa mala, pero ello era debido a que parece que estaba algo desajustada en algunos soportes. Tras subir la escalerilla llegamos al inicio del puente tibetano, que marca el final de esta preciosa via ferrata, este puente es quizás el más fácil de todos pero no por ello deja de ser espectacular, ya que vemos la cascada a nuestros pies y te da impresión que en cualquier momento se pueda romper algunos de los trozos de madera que tiene, me hacía recordar la película de Indiana Jones, solo que aquí ni hay cocodrilos ni tampoco están los “malos”.

Tras cruzar el puente finaliza el itinerario, y la verdad es que ambos nos hemos quedado con las ganas de más, de seguir disfrutando más recorrido durante más tiempo de todo aquello, pero para echar una tarde ha estado genial. El camino de vuelta, ahora sí, va entre árboles por la parte alta de la riera, y luego comienza a perder altura hasta llegar de nuevo a la altura del agua, la vuelta se hace rapidísima, y aunque una opción hubiera sido hacer de nuevo la ferrata de bajada, es preferible volver y repetir otro día con otra persona para poder enseñarle todo esto.

Al llegar a la tirolina nos asomamos a ver como estaba, y aunque se veía muy bien para poder descender hasta el final de la misma, ninguno llevábamos polea para fijarla al cable, quise probar enganchándome solo con un mosquetón pero hacía mucha fricción y no servía, y lo peor hubiera sido quedarme a mitad de cable ya que a medida que se va bajando también  va bajando la pendiente de la tirolina, así que decidimos seguir bajando a pie hasta el final de la tirolina, donde sale el camino de tierra que en pocos minutos enlaza con el que hemos hecho de bajada y nos devuelve de nuevo al coche.

Ahora que la temporada invernal ya va quedando atrás, tendremos que ir buscando más vías ferratas para hacer con el buen tiempo que ya va llegando, la verdad es que hay tantos sitios donde queremos ir y tantas rutas y picos que queremos hacer, que creo que necesitaríamos por lo menos 4 vidas para poder completarlo todo…

En resumen, una ferrata muy indicada para iniciación que no defraudará a nadie, solo por ver el sitio por donde discurre ya merece la pena acercarse a verla, y como no, a recorrerla y a disfrutarla por completo.



Álbums de Fotos relacionados:



Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook